2000 maniacos

2000 RAZONES PARA SER UN MANÍACO

Hubo un tiempo en que el porno iba de la mano de lo que podríamos llamar, a falta de una denominación mejor, la subcultura freak. Todo el mundo lo encontraba lógico, era lo más natural y sensato del mundo. En un fanzine como el que nos ocupa, por ejemplo, había la foto de un monstruo de cartón piedra y, al lado, la de una rubia magreando sus enormes tetas. Simplemente era así, y a todos nos parecía estupendo.

El número cuarenta de 2000 Maníacos – nombre inspirado en una película gore clásica- cual máquina del tiempo inventada por un profesor chiflado, nos remite a esa época. La sección donde aparecen las cuarenta portadas de los cuarenta números que ha tenido el fanzine al largo de estos años es una auténtica joya, una visión precisa y diacrónica que revela la evolución de la estética underground: desde sus inicios más gore y groseros, más amateur,  hasta el cuidado look vintage del diseño del último número. Cada página de 2000 Maníacos rebosa de referencias al porno, a los superhéroes trasnochados, al porno, al cine Z más pasado de rosca, al porno, a la fauna autóctona más variopinta y chiflada, al porno y a los zombis. Y al porno, claro. Será algo edípico, pero debo reconocer mi incapacidad de emitir cualquier crítica negativa hacia un fanzine elaborado por un montón de gente a quien respeto muchísimo y que tanto han hecho en favor del mundo del porno. Muchos de ellos aparecen en las microentrevistas que ocupan buena parte del fanzine: Sandra Uve, Paco Gisbert, Narcís Bosch…

2000 maniacos

La primera vez que vi un fanzine (por si aún queda alguien que no lo sepa, un fanzine es una revista confeccionada generalmente por fans amateurs, generalmente sin ánimo de lucro y generalmente con pocos medios, muchas ganas y mucho tiempo libre. Por norma se asocian al mundillo underground en su vertiente más freak) fue en el Saló del Còmic de Barcelona. Era la primera vez que iba, y me interceptó un tipo vociferante y vestido de negro. Daba un poco de miedo. Me soltó un rollo reivindicativo del que apenas entendí una palabra mientras agitaba frenéticamente un puñado de fotocopias. No sé como acabé comprándole aquel puñado de fotocopias que resultó ser un fanzine siniestro el nombre del cual no recuerdo, pues fue a parar a la papelera de mi estudio en cuanto lo ojeé.  Aquello era demasiado para mí.

Años después, estando yo más curtido, conseguí un número de 2000 maniacos, fanzine también aunque de un rollo muy distinto: era fresco, gamberro, irreverente, divertido, ácido, desconcertaba su ambición y, al tiempo, su sencillez. Aún conservo ese número, junto a algunos más, pues pienso venderlos dentro de treinta años a precio de oro.

2000 Maníacos, en definitiva, no es algo dedicado exclusivamente al porno, aunque es difícil tener una visión global del porno hispano sin leerlo. Si, como yo, eres un nostálgico perdido y coleccionas cualquier papel impreso donde salga una mujer en bolas o un extraterrestre verde, el número 40 de 2.000 Maníacos te ofrece 2.000 razones para leerlo.

 

Tags:

Publicado Por:

admin

Deja un Comentario

Tu EMail no se hará público. Los campos obligatorios están marcados como (requerido). La publicación de comentarios está moderada.

También te va a interesar...


Acerca de…

Pornoticiero.com es la web de las noticias más importantes que tienen como referente al sector del porno y de los trailers más novedosos y significativos que se publican en las webs de referencia de la industria adulta.

Archivo

Twitteanos

Están Comentando

  • Belinda dice:

    Desearte lo mejor ,eres y serás siempre una persona muy especial para mí,como evita , orgullosa de

  • gia itzel xxx dice:

    Me encantan las transexuales, y pienso que cada vez es un genero que gana más seguidores

Back to Top