Hasta que el sexo nos separe

EL LUCHADOR

Rodar porno hoy es una de las actividades más sencillas del mundo. Basta con tener una cámara de vídeo con un mínimo de calidad, un semental dispuesto a mantener su erección durante veinte o treinta minutos y una chica que acepte ser perforada en varias ocasiones y posturas por sus diferentes agujeros corporales. No es necesario un guionista, ni un técnico de luces, ni siquiera un sonidista u otros profesionales que, en una película convencional, serían imprescindibles para que el engranaje de un filme se lleve a cabo. Las maravillas de los programas informáticos de edición hacen el resto. En menos de un mes, un porno está en el mercado, principalmente en ese escaparate que llega al universo entero que es internet. 

Hasta que el sexo nos separe

Rodar cine porno es harina de otro costal. El porno, considerado como cine, exije un sistema de producción similar al de una película convencional, aunque sus costes sean más bajos. El cine porno es cine de serie Z, el escalón más ínfimo del cine de bajo presupuesto, porque maneja cantidades de dinero que rara vez alcanzan las seis cifras. Pero es cine, al fin y al cabo, lo que significa un guión, un casting previo, un plan de producción, una planificación en el rodaje, una búsqueda de localizaciones y, sobre todo, un equipo que trabaje para que el resultado final sea el que el director espera. Rodar cine porno hoy en nuestro país sólo está al alcance de espíritus irredentos.
 
roberto valtueña
 
Roberto Valtueña es uno de ellos. Si no, el único superviviente de la edad de oro del cine porno español, la época en la que en nuestro país se producían un par de docenas de filmes al año en las que, aunque el sexo fuera importante, lo que más valoraba el aficionado no conforme con descargar sus impulsos era el envoltorio, el erotismo de la historia, la agudeza de un guión, la capacidad para colocar la cámara en el sitio adecuado en cada plano. Valtueña fue siempre un luchador, una persona ajena al mundo del X español que, por vocación o por diversión, decidió un día hacer su propia película porno con los mecanismos cinematográficos que había aprendido durante años como ingeniero de sonido. Con mucho esfuerzo, físico y económico, sacó adelante “The Gift”, su primer largo, el que le lanzó a la fama tras arrasar en el Festival Erótico de Barcelona, quizás porque siempre consigue lo que se propone. Cuando, siendo un adolescente, vivía en Perth (Australia) se empeñó en convertirse en bailarín profesional, pese a la oposición de sus padres, y lo logró a base de esfuerzo y de patear las pistas de los clubes y discotecas del país oceánico.
 
 
 
Ese espíritu de lucha le hace ahora nadar contra corriente para convertirse en el único director español que filma porno con mecanismos cinematográficos. Su tercer largo (cuarto, si consideramos las dos partes de “Mundo perro” como dos filmes diferentes) sale ahora a la luz después de un largo camino de casi dos años entre preparación, rodaje y postproducción. “Hasta que el sexo nos separe”, título definitivo de una cinta que, en muchas fases de su largo parto, se iba a llamar “La vida privada de Helena Brasal”, llega al público tras un complicado trabajo en el que Roberto se ha dejado casi dos años de su vida. La película, que distribuirá Thagson en España, tiene aseguradas sus ventas en varios países europeos, allí donde el porno no es sólo una escena de sexo para aliviarse.
 
El pasado viernes 21, Roberto Valtueña presentó “Hasta que el sexo nos separe” en una discoteca del Poble Espanyol de Barcelona, un lugar simbólico, el espacio en el que se forjó, hace casi 20 años, el embrión del cine porno nacional, como primera sede del Festival Erótico de Barcelona. Fue una fiesta sencilla, sin grandes estrellas y con muchos amigos, con el equipo de rodaje en pleno disfrutando de la certeza del trabajo bien hecho, de haber culminado una obra complicada. Allí, entre amigos, Roberto tenía aspecto de niño con zapatos nuevos, orgulloso de haber sacado adelante un proyecto titánico en los tiempos que corren. Y allí, con quienes lo conocemos, se marcó unos bailes como tributo a un pasado de luchador que permanece en su espíritu para bien del cine X nacional.

Hasta que el sexo nos separe

Tags:

Publicado Por:

admin

Deja un Comentario

Tu EMail no se hará público. Los campos obligatorios están marcados como (requerido). La publicación de comentarios está moderada.

También te va a interesar...


Acerca de…

Pornoticiero.com es la web de las noticias más importantes que tienen como referente al sector del porno y de los trailers más novedosos y significativos que se publican en las webs de referencia de la industria adulta.

Archivo

Twitteanos

Están Comentando

  • Belinda dice:

    Desearte lo mejor ,eres y serás siempre una persona muy especial para mí,como evita , orgullosa de

  • gia itzel xxx dice:

    Me encantan las transexuales, y pienso que cada vez es un genero que gana más seguidores

Back to Top