EL PRECIO DEL PORNO O EL VALOR DE LA NADA

Desde determinadas páginas para adultos se promocionó la fecha del primero del mes pasado como día para pagar por el porno en Internet. La iniciativa puede parecer coherente, pero no deja de sorprender que parta precisamente de quienes han promovido la gratuidad de la red como uno de sus valores fundamentales. Nadie duda ya a estas alturas que la red ha revolucionado las formas de información, comunicación y consumo. Una circunstancia que no han sabido ver muchas empresas del sector adulto. Es cierto que algunos listillos han sabido aprovecharse del desconcierto general para pescar en aguas revueltas. Pero para la gran mayoría de las empresas la única propuesta ha sido la de bajar el listón de la calidad, limitar la duración de las escenas o masacrar películas enteras fraccionándolas para acomodarlas al medio. Y naturalmente, eliminar prácticamente la producción o limitar drásticamente los presupuestos hasta convertir el trabajo de los profesionales en lo más parecido a un empleo basura.

 

Hace unos días charlaba con un amigo aún vinculado al mundo del porno y me comentaba que el precio medio de una escena no superaba los 200 euros y que la inmensa mayoría apenas alcanzaba los 150. Me parece una auténtica vergüenza. Infravalorar hasta tal punto el trabajo de actores y actrices es una degradación insoportable. Semejantes tarifas desprestigian a todo el sector y propician el desinterés y el absentismo de los protagonistas. Si entendemos el cine X como una actividad artística, pero también comercial, es necesario valorar a quienes lo realizan. El respeto debe empezar por uno mismo y semejantes conceptos de producción definen el insultante concepto que anima a quienes sustentan el invento. Ladran en contra de la piratería mientras explotan descaradamente a los trabajadores que ponen la cara, el cuerpo, en suma, la imagen del porno..
 
Y con esos planteamientos tan rácanos, con ese desprecio por una profesión suficientemente denostada desde la opinión pública y humillada desde su propia industria, no parece posible que el producto final tenga la calidad necesaria para pedir un pago por visión. El desprecio con el que el propio sector trata a su producto y a quienes participan en su producción, permite suponer que desde dentro no se le otorga ningún valor. Y entonces, ¿por qué se debe pagar por algo que no vale nada?
Tags:

Publicado Por:

admin

Deja un Comentario

Tu EMail no se hará público. Los campos obligatorios están marcados como (requerido). La publicación de comentarios está moderada.

También te va a interesar...


Acerca de…

Pornoticiero.com es la web de las noticias más importantes que tienen como referente al sector del porno y de los trailers más novedosos y significativos que se publican en las webs de referencia de la industria adulta.

Archivo

Twitteanos

Están Comentando

  • Belinda dice:

    Desearte lo mejor ,eres y serás siempre una persona muy especial para mí,como evita , orgullosa de

  • gia itzel xxx dice:

    Me encantan las transexuales, y pienso que cada vez es un genero que gana más seguidores

Back to Top