porno codificado

LA NOCHE DEL VIERNES

¿Os acordáis? Era la noche del viernes y volvíamos de tomar copas por ahí. Entrábamos en casa, silenciosos como ninjas, acaso un poco borrachos, y nos acomodábamos en la cama o en el sofá del comedor. Casi siempre a oscuras, ya que se decía que era un truco para ver mejor. Era la hora del porno en el Canal Plus.

Que miles de personas se sentaran a ver una película codificada es una cosa que jamás llegaré a comprender. Quizá el porno era menos asequible en aquella época: la verdad, no me acuerdo, aunque personalmente nunca tuve muchos problemas para conseguir material. Fuera como fuese, allí estábamos nosotros. Esforzándonos para adivinar pechos y penes, coños y culos. A veces la escena tenía cierta nitidez y podíamos reconocer una mamada o una follada por detrás. Otras, no teníamos la más mínima idea de si la pareja practicaba sexo o simplemente charlaban. Lo peor era el sonido: distorsionado en extremo, cualquier gemido o grito de placer era difuminado hasta hacerlo irreconocible.  Aún así, éramos legión los que nos sentábamos a disfrutar de la película. Algunos incluso tenían suficientes ganas como para cascársela, un acto que ahora, en la era Internet,  me parece heroico, casi virtuoso.  Un amigo, agotado por el esfuerzo que suponía ver la película codificada, se durmió un par de veces ante el televisor, siendo despertado en ambas ocasiones por sus padres, que lo encontraron rabo en mano. Destrozar nuestros ojos con aquel galimatías blanco y negro era una locura, aunque supongo que todos estábamos algo chiflados.
 
porno codificado
 
Más tarde llegaron las televisiones locales, muchas de las cuales nos ofrecieron porno gratis y en abierto. Aquello fue una auténtica revolución. Por fin podíamos sentarnos tranquilamente a ver una buena película o un programa sobre el porno. Porque la cosa no era moco de pavo: recuerdo que durante dos o tres meses nos deleitaron con un ciclo de Rocco Siffredi, incluyendo la mítica “Rocco en la Granja”, de la que pienso hablar algún día. Si no recuerdo mal todas aquellas películas llegaron acompañadas de cierto escándalo, pues los sectores de siempre se quejaron de que al fin y al cabo eran televisiones públicas y que cualquiera podía ver esas películas. Parte de razón quizá tenían. La cuestión es que al final casi todas las cadenas abandonaron el porno.
 
Hoy ya no nos hace falta trasnochar. En Internet el porno se alza como un monarca orgulloso. El sector ha vivido una auténtica revolución y ahora podemos disfrutar cuando  y como queramos. Hecha un vistazo a nuestro videoclub.
 
Tags:

Publicado Por:

admin

Deja un Comentario

Tu EMail no se hará público. Los campos obligatorios están marcados como (requerido). La publicación de comentarios está moderada.

También te va a interesar...


Acerca de…

Pornoticiero.com es la web de las noticias más importantes que tienen como referente al sector del porno y de los trailers más novedosos y significativos que se publican en las webs de referencia de la industria adulta.

Archivo

Twitteanos

Están Comentando

  • Belinda dice:

    Desearte lo mejor ,eres y serás siempre una persona muy especial para mí,como evita , orgullosa de

  • gia itzel xxx dice:

    Me encantan las transexuales, y pienso que cada vez es un genero que gana más seguidores

Back to Top