21 dias porno

PORNO Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Las airadas reacciones provocadas por la emisión en Cuatro del programa “21 días” dedicado al porno invitan a la reflexión. Quiero dejar claro que no tuve ocasión de ver el programa que conduce la intrépida Samanta Villar, entre otras cosas porque hace mucho que dejé de ver ese tipo de televisión, y que tampoco tengo muchas referencias sobre las virtudes o defectos de la periodista, pero me sorprende que, en los tiempos que corren, su trabajo haya despertado críticas tan feroces desde dentro mismo del sector.

21 dias porno

Hubo un tiempo en que las crónicas sobre porno corrían a cargo de programas como “Días de cine”, “La Mandrágora” o “Metrópolis”. También era frecuente encontrar reportajes sobre eventos eróticos en telediarios y en programas de información general. Y otro tanto ocurría con la prensa escrita donde no era raro encontrar artículos en los medios más prestigiosos. Es cierto que en ocasiones se colaba un espacio sensacionalista o una revista de cotilleo barato, pero, en líneas generales, la información mediática sobre el porno venía marcada por el rigor y la veracidad y, a menudo, por ciertos toques de admiración. En ese periodo, finales de la pasada década, el porno transmitía un mensaje liberador, existencialmente transgresor y culturalmente alternativo.

La cosa empezó a cambiar con la llegada de ciertos programas nocturnos de cuyo nombre no quiero acordarme. Estos espacios comenzaron a escarbar en lo morboso, en lo sórdido, en lo ilegal incluso. Y mucha gente del sector, muchos protagonistas de delante y de detrás de la cámara se prestaron a ello y se dejaron llevar por las ansias de fama, aunque fuese mala. Empezó ahí un descenso a los infiernos que aún no se ha detenido. Los platós de los programas más amarillistas y deleznables de la parrilla se llenaron de personajes vinculados al porno exponiendo sus miserias y sus trapos sucios, criticando despiadadamente a colegas y proyectando una imagen de descerebrados, incapaces de pensar con otra cosa que no fuese la polla (o el coño, según el caso). Y al amparo de estos contenidos crecieron sospechosos individuos vulgares y chabacanos dispuestos a hacerse famosos a cualquier precio. Todo valía con tal de salir en la tele.

mundo x

Salvando el tristemente fallecido “Todos a cien” y el actual “Mundo X” de Canal Plus, el cine porno en televisión se ha visto reducido a carnaza de buitres y a alimento de desaprensivos. Y no creo que haga falta citar nombres, porque los lamentables espectáculos ofrecidos por algunos personajillos de tres al cuarto, aireando miserias o difundiendo falsedades están en la mente de todos. Desde el propio sector se ha transmitido una imagen de un porno  zafio y barriobajero, escaso de talento y nulo en ambición artística.    

No hace mucho, un conocido animador me hacía llegar una invitación para asistir a un programa de una cadena estatal. Buscaban personas dispuestas a hablar de sus ligues y de sus no ligues, querían testimonios de lo íntimo y exageraciones de lo erótico. Lo de siempre. Y estoy seguro que muchos y muchas se prestarán a ello.

Si consideramos que el respeto empieza por uno mismo, el mundo del porno hace bastante tiempo que lo perdió. Y eso no se arregla matando al mensajero. 

 

Tags:

Publicado Por:

admin

Deja un Comentario

Tu EMail no se hará público. Los campos obligatorios están marcados como (requerido). La publicación de comentarios está moderada.

También te va a interesar...


Acerca de…

Pornoticiero.com es la web de las noticias más importantes que tienen como referente al sector del porno y de los trailers más novedosos y significativos que se publican en las webs de referencia de la industria adulta.

Archivo

Twitteanos

Están Comentando

  • Belinda dice:

    Desearte lo mejor ,eres y serás siempre una persona muy especial para mí,como evita , orgullosa de

  • gia itzel xxx dice:

    Me encantan las transexuales, y pienso que cada vez es un genero que gana más seguidores

Back to Top