casting_conrad

REFLEXIÓN SOBRE EL PORNO PATRIO

Parece que últimamente se vuelve a hablar de forma recurrente sobre el futuro del porno en nuestro país. Infinidad de foros, blogs, revistas y páginas web, se hacen eco de los comentarios y opiniones que suscita el devenir de la industria adulta, cual ave fénix que aparece en períodos de crisis y de depresión.

Incluso algunas de las personas con más credibilidad en el sector han opinado en diferentes ámbitos comunicativos que la situación es, como mínimo, preocupante. En este sentido, parece haberse creado un cierto clímax de “alarma social” sobre cuál es la dirección en la que se debe mover la industria del entretenimiento adulto.

Hasta hace poco más de un año el sector del porno en general parecía no sufrir –en demasía– los azotes de la crisis económica del mundo global. Dentro de la industria, incluso se alardeaba de que el porno siempre sobrevivía a los momentos de crisis. Parecía que era de los únicos sectores en los que no se había producido una estagnación significativa. Pero en los últimos 18 meses las cosas parecen haber cambiado. No vamos a hablar de si hay o no crisis en el porno. Ese no es el debate. Lo sí que es una realidad contrastada para todas las productoras y sponsors del país es que se ha producido una disminución muy, muy significativa en la venta de escenas a través de internet –y este hecho no es el día de la marmota, aunque a algunos no les “cuadre” –. Independientemente de si uno u otro monetiza más o ha monetizado más o menos en el pasado, la tendencia a la disminución del consumo de escenas es hoy una evidencia. En algunos casos se atribuye dicho descenso a los tubes gratuitos, que ofrecen todo tipo de escenas “free”, aunque durante mucho tiempo han compartido con el porno de pago el tráfico de visualización. Quizás los efectos de la crisis han afectado a un público más general y menos pornófilo, no tan amante de ver las escenas nuevas que lanzan las diferentes productoras y que se conforma resignadamente con lo que es gratuito. En este sentido, algunas productoras –como CumLouder– y otros webmasters reconocidos han generado un cambio radical de estrategia e interfaz en sus webs para ofrecer contenido y escenas gratuitas, a modo de imagen y semejanza de los típicos tubes. El objetivo parece claro, mantener, captar o recuperar su tráfico web para monetizar a través de la publicidad -por CPM, CPC o CPV- o para derivarlo hacia otros productos más rentables, como las webcammers.

Paralelamente, el daño que infringe la piratería y sus descargas directas o por p2p-torrent a los derechos de las productoras y la tibieza legal que existe en nuestro país con respecto a la persecución de estas webs y al acceso y consumo de páginas de porno gratuito, no ayudan a la situación actual de venta de escenas. En la última reunión de Webmasters, que organizó Emilio Marquez en Barcelona en octubre del 2013, nuestro amigo Bruno –alma mater del porno amateur en España- se quejaba muy amargamente que una de sus recientes escenas, estrenada en un determinado día, ya se podía encontrar al día siguiente, entera, en un tube gratuito, cuya propiedad se atribuía a uno de los grandes del sector. Está claro que si entre la misma gente del porno no se ponen limitaciones a este goteo constante de la piratería, parece claro que vamos hacia una situación aún más difícil –por decirlo de alguna manera– respecto a los vídeos X de pago.

Por otra parte, l@s artistas -l@s auténtic@s protagonistas de toda esta historia- se quejan abiertamente de la falta de trabajo y de rodajes en nuestro país (no tod@s tienen contratos en exclusiva con determinadas productoras). Algun@s han optado por irse al extranjero, a los rodajes de Budapest y Berlín, o a actuar en directo en los teatros y Peep Shows de Amsterdam. Otros casos -más sangrantes- han decidido alejarse del mundo del porno y abandonar la industria hacia otros sectores que les puedan aportar réditos económicos que en el entretenimiento adulto no consiguen.

Pero volviendo otra vez al tema del futuro de nuestro sector, si nos fijamos en la industria de la música –también castigadísima por la piratería–, veremos que los artistas y creadores, más que intentar sacar una maqueta o un disco nuevo, unen sus esfuerzos en conseguir conciertos y actuaciones, en auditorios o en los diferentes medios de comunicación, en lo que se denomina la fuerza del directo. En este sentido, quizás un camino a seguir, o mejor dicho a reencontrar en el porno, sea la promoción de eventos en directo. Aparte de los importantes Salones y Festivales Eróticos que actualmente figuran en el calendario nacional –Barcelona, Murcia o Alicante–, se podrían incrementar el número de eventos y fiestas eroticopornográficas, que aunque tengan unas pretensiones más modestas siempre se podrían organizar en más cantidad e incrementar las expectativas de l@s artistas y, en paralelo, suponer una vía de negocio para quien lo organiza. Asimismo, las productoras podrían financiar económicamente parte de estos eventos, ya que a la vez podrían beneficiarse de un material gravado en directo a low cost para luego ofrecerlo de pago. Y en este sentido no sería descabellado pensar en ofertar al usuario de pago descuentos en las entradas u otras promociones para que dicho usuario tenga la sensación que obtiene algo más de lo que encontraría en un tube gratuito.

En el caso concreto de aquellos/-as que se dedican a producir y a crear contenidos porno –siempre desde nuestra modesta opinión y sin ningún ánimo de ofensa ni crítica hacia nadie– quizás podrían hacer un replanteamiento general del modelo de rodaje o escena que se hace hasta ahora, como objetivo para intentar recuperar a esos consumidores de pago que se han ido quedado en el camino y mantener a los que aún están. Para ello, creemos que hay una premisa importante a tener en cuenta, la calidad del producto. Ofrecer un producto de calidad, y no solo a nivel tecnológico, sino también por lo que respecta al guión y a la dirección, es capital para el consumidor. En algunas series, falta creatividad y capacidad de sorprender. Vista una escena, vistas todas. El único cambio significativo que se muestra es la actriz, incluso las fotos promocionales son todas del mismo estilo. Si tapas la cara a la artista, todo se repite de la misma forma, una y otra vez. Ya sabemos que el consumidor final quiere ver mamadas, folladas, anales y corridas, pero la manera de presentarlo puede generar un nivel de éxito diferente para cada producción. De hecho, el porno amateur y quizás también el porno freak, han incidido en aquellos aspectos que no eran tan esperados, buscando puntos de cotidianidad y proximidad, para empatizar con el usuario, o creando un cierto morbo de lo “prohibido”, cosa que en definitiva les ha supuesto un buen nivel de éxito. Ese morbo inicial se ha perdido en las escenas profesionales. Cuando aparece un buen producto, todo el sector lo reconoce, por lo que creemos que hay que invertir en creatividad y originalidad o en modelos que funcionan en otros lares, como por ejemplo, el porno japonés.

Por otra parte, si en estos momentos el mercado español no funciona como antes, quizás, a nivel de productoras, se debería pensar en abrir mercados en otros países europeos o en los EEUU en los que la legislación es más restrictiva con el acceso al porno gratuito. Poder compaginar ambos mercados podría generar recursos para revitalizar en el futuro el mercado nacional.

Quizás, como apuntaba Paco Gisbert, recientemente, la industria podría encaminarse hacia espacios de cine más convencional y recuperar aquella vetusta idea en la que el erotismo y el porno pudieran convivir de una manera harmoniosa. Tampoco quedan tan lejos aquellas producciones tan exitosas en las que se comercializaban dos versiones, la erótica y la porno.

 

Publicado Por:

Xabi

3 Comentarios

  1. bruno -  15 Abril, 2014 - 9:51 am

    Acabo de leer vuestro articulo y solo puedo decir……IMPRESIONANTE la verdad que habeis escrito y como lo habeis expresado…un saludo bruno (brunoymaria.com)

    Responder
  2. Ratpenat -  15 Abril, 2014 - 3:03 pm

    Ya era hora de que en vez de hacer balances gratuitos sobre la situación del porno español, alguien se decidiese a aportar ideas y posibles soluciones a este problema. Felicidades por el artículo y por las ideas aportadas, ahora solo falta que los profesionales del sector nos pongamos de acuerdo para llevarlas a cabo. Un saludo.

    Responder
  3. Roberto -  15 Abril, 2014 - 6:05 pm

    Efectivamente veo muy bueno este articulo, y sobre todo lo que comentas en los dos últimos parrafos, donde comentas que hay que buscar mercados fuera de España. Pero que productora ofrece un producto atractivo para el mercado Americano? el porno Español es un porno casi el 90% amateur. Les gustará este producto a los selectos consumidores Extranjeros?
    Comentas que hacer un porno cuidado y con glamour esta bien, pero quien lo hace? y con calidad de cine? En España hay muy pocas poroductoras capacitadas para hacer este porno, desde mi punto de vista. Una que creo que si podría y a mi me gusta mucho es reddevilx, que desde mi punto de vista es la unica que hace bien las cosas. Pero podran ellos exportar?…. En fin este es mi modesto punto de vista

    Responder

Deja un Comentario

Tu EMail no se hará público. Los campos obligatorios están marcados como (requerido). La publicación de comentarios está moderada.

También te va a interesar...


Acerca de…

Pornoticiero.com es la web de las noticias más importantes que tienen como referente al sector del porno y de los trailers más novedosos y significativos que se publican en las webs de referencia de la industria adulta.

Archivo

Twitteanos

Están Comentando

  • Belinda dice:

    Desearte lo mejor ,eres y serás siempre una persona muy especial para mí,como evita , orgullosa de

  • gia itzel xxx dice:

    Me encantan las transexuales, y pienso que cada vez es un genero que gana más seguidores

  • Shemale dice:

    Me gustan mucho las transexuales, pero me inclino más al estilo amateur de las películas italianas

  • Ts Amateur dice:

    Me acabo de topar con su este noticiero porno, y me ha gustado bastante.

Back to Top