ducha lesbianas

UNIVERSITARIAS ARDIENTES, DUCHAS CALIENTES

¿La realidad supera a la ficción también en el porno? Lo dudo, aunque de vez en cuando oyes buenas historias. La que sigue es rigurosamente cierta: me la contó hace años mi novia de entonces. Ella estudiaba en la universidad y tres días a la semana, muy temprano por la mañana, iba una hora al gimnasio.

Un lunes cualquiera encontró  el lugar desolado, como desolados están todos los gimnasios universitarios un lunes a primera hora. Hizo sus ejercicios y se fue al vestidor. Estaba quitándose la ropa cuando oyó un quejido ahogado. Venía de las duchas. Era extraño, pues no había visto a nadie salvo al guarda de seguridad de la entrada. Se asomó con disimulo y allí las vio: dos estudiantes jovencísimas, ambas de piel blanca y sembrada de tatuajes. Largas cabelleras mojadas y pierciengs relucientes. Ajenas a su presencia, si es que en algún momento se percataron de ella, las chicas se besaban casi con rabia, al tiempo que se masturbaban la una a la otra. Las lenguas solo se desenrollaban cuando una de las chicas, presa de fuertes contracciones de placer, doblaba su cuerpo de golpe.

ducha lesbianas

En una película porno mi novia (que, por supuesto, sería bisexual) se habría unido a la fiesta.  En lugar de eso, para mi pesar, se metió en las duchas de al lado sin estar demasiado segura de qué hacer. Entonces lo oyó: un grito larguísimo, entrecortado, agudo. Casi un lamento, como si aquella joven llorase al saber que ese orgasmo tan intenso, tan glorioso, se extinguiría a los pocos segundos. Un par de minutos más tarde las dos estudiantes salieron, se secaron y se vistieron. Mi novia se quedó en su ducha, esperando  a que se marcharan, lo que le valió un resfriado severo que tardó semanas en curar.

Al llegar a casa me contó la historia y durante varios días soñé con aquellas universitarias de piel blanca. Incluso le propuse varios títulos para una hipotética película porno: “Universitarias ardientes, duchas calientes”, y “Ducharse haciendo ejercicio está de vicio”. Me pasé cenas enteras especulando sobre el porqué aquellas chicas habían decido enrollarse en una fría ducha de un gimnasio más bien cutre un lunes por la mañana. ¿Vivían las dos con sus novios? ¿Con sus novias? ¿O simplemente les daba morbo? ¿No tenían otro lugar al que ir? Porqué yo, le dije a mi chica, les ofrecía gustoso nuestro sofá. Al final se cansó de mis teorías y se puso seria: si volvía a hablar de aquellas chicas me mandaría la mierda.

Así terminó el asunto. O casi, ya que al cabo de un tiempo ella sacó de nuevo el tema: me contó que creía haber visto a una de las chicas por los pasillos de la universidad. Le pregunté si las había encontrado de nuevo en la ducha y me miró de forma amenazadora: “Eres un salido y un cerdo” me dijo. Tal vez.  Aunque no es culpa mía: ¿Quién no se pondría burro ante semejante situación?

Si quieres darte una buena ducha te recomendamos esta selección de películas que puedes ver en nuestro Porno Cine Club.

 

Tags:

Publicado Por:

admin

Deja un Comentario

Tu EMail no se hará público. Los campos obligatorios están marcados como (requerido). La publicación de comentarios está moderada.

También te va a interesar...


Acerca de…

Pornoticiero.com es la web de las noticias más importantes que tienen como referente al sector del porno y de los trailers más novedosos y significativos que se publican en las webs de referencia de la industria adulta.

Archivo

Twitteanos

Están Comentando

  • Belinda dice:

    Desearte lo mejor ,eres y serás siempre una persona muy especial para mí,como evita , orgullosa de

  • gia itzel xxx dice:

    Me encantan las transexuales, y pienso que cada vez es un genero que gana más seguidores

Back to Top